Cómo evitar que nuestros hijos sean víctimas de grooming

El acoso sexual de menores en la Red no es algo frecuente. Sin embargo, es perfectamente factible y las consecuencias pueden ser devastadoras. Una vez iniciado el daño es irreparable. Por fortuna, es sencillo de evitar e incluso de contener en los primeros momentos.

¿Qué es grooming?

El grooming o engaño pederasta es la práctica que realiza un adulto en internet con el fin de acercarse a un menor de edad para ganarse su confianza, creando una conexión emocional y así aprovecharse sexualmente en un futuro de él.

A diferencia del ciberacoso, el grooming busca que el menor acceda a enviar contenido erótico para poder inducirlo a la prostitución infantil o a la pornografía.

¿Cómo funciona?

La persona acosadora suele crear un perfil falso en redes sociales, aplicaciones, videojuegos multijugador u otro medio social. Se hace pasar por una persona menor de edad para generar confianza y tener una relación de amistad con el menor de edad. Luego la persona acosadora le pide al menor fotos o videos con contenido sexual. Cuando lo consigue, chantajea o amenaza al menor con hacer público ese material si no envía nuevo contenido o si no acepta un encuentro personal.

Otras veces, si existe una relación de confianza, puede que la víctima acceda a un encuentro personal con el acosador. En otras ocasiones, la persona acosadora obtiene el material sexual de la víctima sin necesidad de contacto previo, mediante el robo de contraseñas, hackeo del dispositivo o de cuentas. Posteriormente inicia el periodo de chantaje.

La facilidad de acceder a internet ha hecho que los menores sean vulnerables a este tipo de ataques, debido a su natural inocencia e inexperiencia y más si no se cuenta con un protocolo de seguridad ni se informa a los menores sobre las amenazas que circulan en la red.

Por eso si tienes hijos, sobrinos, nietos o vecinos, brinda es conveniente que entiendas y difundas estos consejos:

Consejos para prevenir el grooming

  1. Comprender que los menores de esta generación viven en un mundo digital. Su universo está poblado de amigos virtuales que pueden ser del colegio, del lugar en donde viven y de las redes sociales. Los nombres de los amigos suelen cambiar de una red social a otra y por eso no siempre pueden identificarlos en las redes.
  2. No prohibir que los menores tengan amigos virtuales. Es mejor darles herramientas para que reconozcan a sus amigos y comprendan los riegos que tiene compartir datos personales en la web, redes sociales, plataformas de juegos, canales de stream y servicios de mensajería instantánea.
  3. Reforzar que más allá de la confianza y la amistad que se haya generado, los amigos virtuales con los que se relacionan por medio de internet son desconocidos. Explicar que es muy fácil abrir un perfil con datos falsos.
  4. Dar el ejemplo. Los adultos debemos usar con responsabilidad nuestras propias redes sociales. Configurar la privacidad y evitar compartir fotos de nuestros hijos con el uniforme del colegio o con información que permita conocer el lugar en donde vivimos en forma pública ya que las personas acosadoras usan esa información para cometer ciberdelitos.
  5. No compartir imágenes sin consentimiento: No facilitar imágenes o información comprometedoras por medio de medios electrónicos porque es difícil borrar el material que circula en internet. Por ejemplo, una imagen íntima publicada en redes sociales siempre será asociada a las búsquedas que se hagan en internet sobre esa persona.
  6. No hacer videoconferencias con desconocidos: Es necesario que los menores comprendan que la imagen es un dato personal que debe ser cuidado y protegido. Al mostrarse por medio de una cámara se exponen frente a un desconocido que puede filmarlos o fotografiarlos y luego hacer circular esas imágenes por la web o utilizarlas para futuras extorsiones.
  7. Configurar los controles parentales en televisores, cables y plataformas de contenido: Estos controles permiten limitar contenidos y evitar que los menores accedan a sitios donde corren riesgos. Es importante conversarlo de forma transparente con nuestros hijos.
  8. Configurar la privacidad en redes sociales y aplicaciones. Es importante que los menores sepan que al abrir una cuenta en una red social cualquier persona puede ver sus publicaciones si no configuramos su privacidad. Dentro de las herramientas de privacidad que tienen las redes sociales existen opciones más avanzadas, armar subgrupos entre los contactos y elegir que información ve cada grupo, controlar las etiquetas antes de publicar contenido en el muro, bloquear un perfil, entre otros.
  9. Creación de un vínculo de confianza entre padres e hijos, esto es indispensable, ya que ayuda a saber que hacen los menores en internet y en caso de que el menor vea algo sospechoso tenga la confianza de hablar con los padres y no deba recurrir a alguien más que quizás no lo oriente de forma adecuada.

¿Cómo actuar si tu hijo es víctima de grooming?

  • Transmitele una actitud de seguridad y madurez
  • No cuestiones sus palabras y muéstrale apoyo incondicional
  • No contactes con el acosador o borres información importante para las autoridades
  • No cedas al chantaje del acosador
  • Denuncia a las autoridades competentes
  • Busca ayuda psicológica para el menor

También te puede interesar:

 

Revista.Marketing es un espacio digital en la web para empresas y empresarios que puede ser tu espacio.

Dirección General:

Jessica Letica Pulido Ross

Circuito Cincunvalación Oriente

142 A Ciudad Satélite

Naucalpan Estado de México

Correo: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

Suscripciones y renovaciones

http://myi.digital/whatsRevMkt

Celular: 55 5966 9343

$$$ Conoce nuestros paquetes $$$

Suscríbete para recibir las últimas noticias

* Campo Requerido
/ ( mm / dd )
Utilizamos Cookies

Utilizamos cookies y otras tecnologías de seguimiento para mejorar su experiencia de navegación en nuestro sitio web, mostrarle contenido personalizado y anuncios dirigidos, analizar el tráfico de nuestro sitio web y comprender de dónde provienen nuestros visitantes.