Los desafíos que implica el ingreso al mundo laboral

Antes de empezar debemos aclarar que en este artículo no nos referimos a quienes se encuentran realizando prácticas laborares o actividades similares.  

Si bien estos ejercicios también implican cierta adaptación, la experiencia es distinta ya que hay elementos que no se pueden vivir de la misma manera.

Pocas oportunidades

Como mencionamos al principio del artículo, luego de haber pasado como mínimo 19 años dentro del sistema educativo es hasta cierto punto previsible que los jóvenes estén hartos de repetir la misma rutina por tanto tiempo (aunque no se traten de las mismas enseñanzas) y quieran cambiar de aires.

Esto como la mayoría de los aspectos en nuestra vida tiene sus dificultades, habiendo tanto amenazas (factores externos) como debilidades (internos) que afectan su desempeño.

Lamentablemente por la situación en la que se encuentra México, las oportunidades laborales terminan siendo limitadas en cantidad y potencial económico.

Es sabido que dentro de una empresa es necesaria la renovación de los integrantes que conforman el equipo de trabajo cada cierto tiempo, ya que de mantener estático el entorno profesional es posible generar vicios que únicamente van a perjudicar a la compañía, o simplemente van a complicar la adaptación a los avances tecnológicos y sociales que vayan apareciendo (a todos nos va a pasar, es algo normal y necesario).

Claro que esto no significa que deban cambiar un modelo de negocios que ha resultado exitoso por años, simplemente hay que adaptar cuando sea requerido.

Dichas acciones implican un proceso natural, sin embargo, las condiciones de México (por no mencionar de Latinoamérica en general) lo cortan de tajo.

Los empleados antiguos a falta de una pensión que les permita vivir cómodamente intentan mantenerse en sus puestos hasta que su cuerpo y mente lo dejen, bloqueando un puesto que pudiera ser utilizado por los recién egresados.

Sin embargo, también hay que mencionar que los trabajadores con experiencia muchas veces se ven perjudicados por jóvenes que cobran menos por su trabajo.  

En busca de la calidad las empresas deberían priorizar los trabajadores que desempeñan mejor sus actividades independientemente de la edad.

Poca aceptación al fracaso

Tristemente, muchas organizaciones únicamente buscan reducir costos internos y ciertamente resulta sencillo convencer a nuevos empleados para que trabajen con sueldos menores a los que un trabajador con experiencia estaría dispuesto a aceptar (inclusive contantemente ni siquiera tengan que intentar convencerlos, ya que varios tienen la idea que deben resignarse a sueldos mínimos con tal de tener la posibilidad de trabajar).

Tampoco debemos ignorar el tema de las generaciones humanos, centrándonos en concreto en los Millennials y en la generación Z.

¿Por qué nos concentramos en ellas?, simple, son personas que están acostumbradas a la inmediatez, facilitando la frustración en caso de no obtener resultados rápidos.

Pertenecer a estas generaciones no es algo malo y el punto anterior tampoco es un punto negativo de ellos, ya que desde pequeños la tecnología les ha abierto puertas que generaciones previas les fue imposible experimentar, familiarizándose con procesos que se completan en poco tiempo y expandiendo estos en distintos rubros de sus vidas.

color geb87835fa 1920

A continuación se le debe sumar que muchos de ellos fueron educados con la idea de que un fracaso prácticamente es una tragedia imperdonable.

Evidentemente hay de fallos a fallos, sin embargo, la mayoría de ellos no terminan siendo fulminantes, pudiendo reivindicarse posteriormente si se toman las decisiones correctas.

Relaciones con otros integrantes del trabajo

Las malas experiencias laborales no solo se centran en el desempeño del propio individuo, sino que también incluyen el comportamiento de sus compañeros, jefes y en ocasiones de sus propios seres queridos.

De ocurrir esto último la dificultad para solventar el problema se multiplica, ya que el cambio no dependería exclusivamente ellos.

Finalmente, sabemos que el consejo más habitual en estas circunstancias es que uno sea paciente y eventualmente se adaptará a la dinámica laboral.

En Así es la vida estamos de acuerdo que esta estrategia es funcional en varios casos, empero, nunca será la alternativa definitiva, en especial si tanto tu bienestar como tu dignidad están en juego.

Entendemos que en ocasiones no les es posible abandonar el trabajo debido a que necesitan el dinero, pero de tener la oportunidad sálganse.

Suena feo, pero nunca se puede descartar que otras personas en el trabajo intenten fastidiar a sus compañeros o empleados porque ven su necesidad.

Entendemos que se sienten presionados, sin embargo, todavía son jóvenes y seguramente tendrán otras oportunidades de demostrar lo que son capaces y todo aquello en mejores condiciones.

 

Revista.Marketing es un espacio digital en la web para empresas y empresarios que puede ser tu espacio.

Dirección General:

Jessica Letica Pulido Ross

Circuito Cincunvalación Oriente

142 A Ciudad Satélite

Naucalpan Estado de México

Correo: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

Suscripciones y renovaciones

http://myi.digital/whatsRevMkt

Celular: 55 5966 9343

$$$ Conoce nuestros paquetes $$$

Suscríbete para recibir las últimas noticias

* Campo Requerido
/ ( mm / dd )
Utilizamos Cookies

Utilizamos cookies y otras tecnologías de seguimiento para mejorar su experiencia de navegación en nuestro sitio web, mostrarle contenido personalizado y anuncios dirigidos, analizar el tráfico de nuestro sitio web y comprender de dónde provienen nuestros visitantes.