Cerrar ciclos ¿por qué es tan importante?

Hay un refrán que dice: “La única constante es el cambio”. En este sentido, todos, en algún momento de nuestras vidas, nos hemos visto obligados a cerrar ciertos ciclos en nuestras vidas y afrontar la transición desde una etapa de la vida hacia otra.

Cerrar ciclos va más allá de decir adiós. Cerrar ciclos implica aceptar que lo que era antes, ya no es. Es soltar lo que fue, dejar ir incluso las expectativas que algún día tuvimos sobre alguna situación, es entender que hay circunstancias fuera de nuestro control y dejar de buscar el porqué.

¿Cuál es la importancia de cerrar ciclos?

Todos lo que hacemos genera ciclos: bañarnos, prepararnos un café e incluso la rutina diaria, pero existen unos que son mucho más significativos y que nos cuesta cerrar porque nos enfrentamos con aspectos personales que nos hacen sentir vulnerables.

Cuando un ciclo significativo en nuestra vida llega a su fin, del tipo que sea,  muchas veces sentimos dolor por ese final y a la vez alivio. Perder o dejar ir algo conocido o familiar, nos provoca emociones encontradas, ya que terminando ese ciclo, ante nosotros se abre un panorama incierto, algo distinto va tomando forma en nuestras vidas.

El fin (objetivo) de un ciclo lo marca un cambio significativo en la realidad externa (muerte, separación, pérdida, nuevas condiciones – lugar, personas, cosas, salud, etc.) Pero el fin (subjetivo) de un ciclo es una decisión interna de aceptación y adecuación a la realidad.

Al no cerrar un ciclo, quedamos atrapados en el pasado,  perdemos libertad, y no podemos disfrutar el presente. Al quedar anclados al pasado, se perpetúa el dolor, se genera rencor, amargura, ansiedad.

¿Por qué no podemos cerrar ciclos?

El problema real es que nuestra mente se queda atrapada en etapas pasadas a las que ya no deberíamos pertenecer frenando nuestro propio avance y frenando el presente. A esto, se le llama apego, que es el vínculo afectivo que nos ata a cosas o personas, en muchas ocasiones sin sentido alguno.

No se trata de olvidar el pasado,  sino de descubrir la evolución dentro de uno mismo para poder seguir avanzando a pesar de la pérdida sufrida. Cuando esto ocurre comenzamos a recordar con cariño, pero no con necesidad, podemos agradecer lo que fue y no sufrir por lo que ya no es, logramos asimilar la pérdida como una experiencia para crecer y aprender, no como una caída que nos volvió más débiles.

¿Cómo puedo cerrar ciclos?

  1. Dejar ir

Los seres humanos tendemos a aferrarnos a lo conocido, por más negativo que sea. La costumbre es una fuerza muy poderosa, por lo que hay una parte dentro de nosotros que quisiera seguir en lo mismo y no experimentar ninguna incertidumbre frente a lo nuevo.

De ahí que lo primero sea dejar ir. Un ciclo se cierra cuando el proceso ya se completó y solo quedan restos de él. Es posible que ya no haya algo a que aferrarse, pero mentalmente seguimos conectados a ello. Dejar ir es reconocer la nueva realidad.

  1. Despedirse y hacer un balance

Los ciclos no se cierran dándole la espalda a lo que sucedió para evitar sentirnos mal. Lo que debemos hacer es repasar, paso a paso, cada una de las vivencias que formaron parte de ese proceso. Identificar el comienzo, lo momentos más relevantes y las sensaciones que experimentamos.

A partir de esto podemos hacer un balance, evaluando las vivencias positivas y también las complicadas que hubo en esta etapa que queremos cerrar. Que se aprendió, que aportó a nuestro crecimiento y cómo contribuyo a nuestras limitaciones. Esta es la mejor manera de decir adiós.

  1. Momento de emprender

El principal objetivo de cerrar un ciclo es ponernos en paz con el pasado inmediato, para seguir adelante sin que lo vivido nos afecte, ni invada nuestro presente. Debemos tener en cuenta que todo final implica también un nuevo comienzo y ese comienzo debe ser el foco de nuestra atención e interés.

Es normal que lo nuevo implique un desequilibrio inicial, pero con el transcurso del tiempo comenzará a revelar sus bondades. Movernos de lo conocido a lo incierto siempre tiene un toque de aventura y supone aprendizajes, sorpresas y adaptaciones. Los cambios casi siempre nos dan mucho más de lo que nos quitan.

Cerrar ciclos te aportará a tu futuro, bienestar y felicidad. Tómate el tiempo que necesites, pero es importante que trabajes en ti, para que así puedas mirar hacia atrás y logres decir, gracias por todo.

También te puede interesar:

Como prevenir el alcoholismo en la etapa de la adolescencia

Como detectar el acoso escolar en nuestros hijos

La prevención del suicidio

 

Revista.Marketing es un espacio digital en la web para empresas y empresarios que puede ser tu espacio.

Dirección General:

Jessica Letica Pulido Ross

Circuito Cincunvalación Oriente

142 A Ciudad Satélite

Naucalpan Estado de México

Correo: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

Suscripciones y renovaciones

http://myi.digital/whatsRevMkt

Celular: 55 5966 9343

$$$ Conoce nuestros paquetes $$$

Suscríbete para recibir las últimas noticias

* Campo Requerido
/ ( mm / dd )
Utilizamos Cookies

Utilizamos cookies y otras tecnologías de seguimiento para mejorar su experiencia de navegación en nuestro sitio web, mostrarle contenido personalizado y anuncios dirigidos, analizar el tráfico de nuestro sitio web y comprender de dónde provienen nuestros visitantes.