El origen de uno de los postres más importantes de la cocina mexicana.

Independientemente de su relación con las fiestas lúgubres, el pan de muerto es uno de los postres (o bocadillos) más consumidos por la población, algo que se ve potenciado por el factor de que no se trata de un alimento que se encuentre disponible en la mayor parte del año (siendo fácilmente localizado desde finales de septiembre hasta principios de noviembre). Su apariencia característica consta de una pequeña esfera que representa un cráneo, cuatro canillas que forman un tipo de cruz y en toda su superficie abunda el azúcar.

Al igual que la cultura mexicana, el pan de muerto de muerto tiene raíces mestizas ya que está conformado por elementos tanto españoles como prehispánicos. Similar a lo ocurrido con el pozole, este alimento se encuentra relacionado estrechamente con los sacrificios humanos, en donde la persona que dirigía las ceremonias en donde se sacrificaba a la víctima (en estos casos normalmente se relacionaba con mujeres jóvenes y puras) le daba un mordisco al corazón aun latente de la persona como agradecimiento a los dioses, aunque antes este era puesto en una olla con amaranto.

Evidentemente cuando los conquistadores europeos llegaron (es importante recordar que no fuimos conquistados por españoles como tal ya que España no existía como nación en ese entonces, siendo realmente conformado el territorio por distintos reinos) y descubrieron este tipo de ritual no estuvieron de acuerdo con la crueldad profesada. Sabiendo que no podían cortar de tajo este tipo de alimentos debido a que la población en su mayoría seguiría ahí, tomaron la decisión de darles una alternativa con cierto parecido estético.

Para lograr esto tomaron prepararon un pan de trigo que tenía una forma similar al corazón de las doncellas, luego se le bañaba con azúcar de tonalidad rojiza. Debemos tomar en cuenta que en lo que hoy conocemos como España suele haber unas cuantas festividades vinculadas a los difuntos (por ejemplo, el Día de todos los santos) y en estas mismas hay gastronomía que hace referencia a los muertos tal y como pasa en México, siendo los Huesos de santo los más característicos.

Con el paso de los años el pan de muerto ha ido tomando la forma que conocemos en la actualidad, sin embargo, hay distintas variedades a disposición de los consumidores. Entre los más destacados se encuentran el tradicional sin azúcar, el tradicional que sustituye el endulzante con ajonjolí, el que está cubierto de chochitos blancos, pan de muerto vegano, untado con nata, el de Oaxaca (su pan es dulce y suave, parecido al brioche), los mantemuertos (un pan de muerto en forma de mantecada) y el relleno de chocolate.   

Resulta increíble como alimentos que en un principio estaban relacionados con prácticas ciertamente oscuras y que no deberían ser justificadas independientemente de las tradiciones, pasaron a ser consumidos y disfrutados por todas las personas. En revista.marketing esperamos que puedas disfrutar de este delicioso postre, no obstante, como cualquier alimento debe ser consumido con moderación.   

 

 

Revista.Marketing es un espacio digital en la web para empresas y empresarios que puede ser tu espacio.

Dirección General:

Jessica Letica Pulido Ross

Circuito Cincunvalación Oriente

142 A Ciudad Satélite

Naucalpan Estado de México

Correo: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

Suscripciones y renovaciones

http://myi.digital/whatsRevMkt

Celular: 55 5966 9343

$$$ Conoce nuestros paquetes $$$

Suscríbete para recibir las últimas noticias

* Campo Requerido
/ ( mm / dd )
Utilizamos Cookies

Utilizamos cookies y otras tecnologías de seguimiento para mejorar su experiencia de navegación en nuestro sitio web, mostrarle contenido personalizado y anuncios dirigidos, analizar el tráfico de nuestro sitio web y comprender de dónde provienen nuestros visitantes.