Niña jugando fondo amarillo

Para respoder debemos remontarnos a lo sucedido durante la Primera Guerra Mundial (1914-1918), en donde muchos niños se vieron afectados por lo sucedido en el que hasta ese momento era el conflicto armado más grande de toda la historia.

En 1919 la activista británica Eglantyne Jebb en compañía de su hermana Dorothy Buxton fundaron la organización no gubernamental conocida como “Save the Children Found” en búsqueda de poder ayudar a todos los niños, en especial a las víctimas de la Gran Guerra.

Vale la pena recalcar que previo a 1914 los infantes carecían de atención en países industrializados, teniendo que trabajar en fábricas y lugares similares con horarios completos (los cuales podían superar las 10 horas por día, aunque desde finales del siglo 19 se trabajaba en reducirlo únicamente a 8 horas), careciendo tanto de medias de seguridad como de salud y en muchas ocasiones se les negaba el derecho a estudiar.

En 1923, la Alianza Internacional de Save the Chidren en pleno desarrollo del Congreso General número 4 se emitió la Declaración de Ginebra sobre los Derechos de los Niños, siendo enviada a la Sociedad de las Naciones Unidas (SDN) con el fin de que fuera rectificada, objetivo que lograría su cometido en diciembre de 1924.

La declaración de Ginebra contiene 5 artículos de vital importancia en los cuales Jebb y sus socios enfatizaron en la necesidad de exigir derechos para los infantes:

  • El niño debe ponerse en condiciones que le permitan desarrollarse normalmente desde un punto de vista material y espiritual.
  • El niño que se encuentre en condiciones de hambruna debe ser alimentado, el niño enfermo requiere atención médica, el niño deficiente debe ser ayudado, hay que reeducar al niño desadaptado, en cambio los niños huérfanos y abandonados van a ser recogidos y ayudados.
  • De existir una calamidad los niños deben ser los primeros en recibir ayuda.
  • El niño necesita ser puesto en condiciones idóneas para ganarse la vida, protegiéndolos de cualquier explotación.
  • El niño debe educársele para que adopte el sentimiento de deber con el fin de que ponga sus mejores cualidades al servicio del prójimo.

En 1925 sería instaurado por la SDN que cada 1° de Junio se celebraría el Día Internacional del Niño, tristemente el desarrollo de este ámbito fue detenido en seco con el inicio de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), desencadenándose una tragedia de mayor escala a comparación de lo visto a finales de la década de los 20.

Tras finalizar la guerra, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sustituyó a la Sociedad de las Naciones en todas sus funciones (tampoco es que ambas sean precisamente efectivas que digamos), teniendo como consecuencia para los niños que en 1946 fue creada la UNICEF (Fondo de Emergencia para la Infancia), para socorrer a todos los niños afectados por la guerra y beneficiar a la juventud al generar oportunidades de desarrollo.

Ya en pleno 1959, se definió que el 20 de noviembre se convertiría en el Día Universal del Niño, ya que ese día fue elaborada una segunda Declaración sobre los Derechos del Niño, reconociendo derechos como la educación, la salud, el jugar libremente y el contar con un entorno que le brinde el apoyo necesario para su crecimiento.

En México se celebra el 30 de abril por dos circunstancias: 

La primera es que en 1924 el gobierno encabezado por el presidente Álvaro Obregón en conjunto del licenciado José Vasconcelos Calderón (Ministro de Educación Pública) aceptaron lo establecido en la Declaración de Ginebra sobre los Derechos de los Niños pero decidieron que se conmemoraría el 30 de abril en lugar del primero de junio.

La Segunda ya en 1959, se prefirió mantener la fecha anteriormente ya establecida debido a que el 20 de noviembre se conmemora el inicio de la Revolución Mexicana.

Como puedes darte a pesar de que el Día del Niño suele relacionarse con festividades alegres y coloridas, de fondo tiene como origen el propósito de eliminar cualquier tipo de sufrimiento al que la niñez ha debido enfrentarse a lo largo de toda la historia.

Ellos son los que se ven más vulnerables ante las crisis y diversos problemas que se viven alrededor del mundo. 

 

Revista.Marketing es un espacio digital en la web para empresas y empresarios que puede ser tu espacio.

Dirección General:

Jessica Letica Pulido Ross

Circuito Cincunvalación Oriente

142 A Ciudad Satélite

Naucalpan Estado de México

Correo: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

Suscripciones y renovaciones

http://myi.digital/whatsRevMkt

Celular: 55 5966 9343

$$$ Conoce nuestros paquetes $$$

Suscríbete para recibir las últimas noticias

* Campo Requerido
/ ( mm / dd )
Utilizamos Cookies

Utilizamos cookies y otras tecnologías de seguimiento para mejorar su experiencia de navegación en nuestro sitio web, mostrarle contenido personalizado y anuncios dirigidos, analizar el tráfico de nuestro sitio web y comprender de dónde provienen nuestros visitantes.